Warning: Declaration of TCB_Menu_Walker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/costumbr/public_html/mmarketingonline.com/wp-content/plugins/thrive-leads/tcb/inc/classes/class-tcb-menu-walker.php on line 0
5 tácticas para poner en marcha un Marketing Agile

5 Tácticas para poner en marcha un Marketing Agile

Escrito por Agnès Martí Voltas

5 Tácticas para poner en marcha un Marketing Agile

Escrito por Agnès Martí Voltas

5 Tácticas para poner en marcha un Marketing Agile

5 Tácticas para poner en marcha un Marketing Agile

En el panorama empresarial actual, las expectativas de los clientes y los estándares de los mercados evolucionan al elevado ritmo que marca un entorno competitivo sin precedentes.

En marketing, de acuerdo con un estudio realizado por Wrike en USA, el principal reto es lanzar campañas innovadoras que destaquen en el mercado. Y además, teniendo en cuenta el hecho de poder seguir el frenético ritmo de los mercados y competidores.

Frente a esta vorágine de cambios, es necesario desarrollar una mayor agilidad y capacidad de adaptación.

Un método empleado ampliamente a nivel global es el Método Agile, con un 71% de organizaciones usándolo en sus proyectos.

¿Para qué sirve el método Agile?

Esta metodología procede del mundo del software y se enfoca en identificar los proyectos más importantes, para centrar los esfuerzos del equipo en completarlos mediante una serie de sprints breves.

Esta mayor flexibilidad deja margen para más iteraciones, personalización y actualizaciones, lo que aumenta la calidad del resultado final.

En tu experiencia, ¿cuántas veces han cambiado los requisitos de una campaña durante su desarrollo?

A diferencia de otras metodologías como el método en cascada, Agile no requiere planificar los proyectos en una secuencia de principio a fin. Esta metodologia deja espacio para realizar ajustes a medida que avanza el trabajo.

Si quieres ponerte en marcha, hay diversas metodologías con las que puedes implementar Agile en tu empresa, como Scrum, Lean y Kanban

Elijas el método que elijas para este proceso, estas 5 tácticas pueden ayudarte a adoptar un Marketing Agile.

Establece reuniones diarias de pie (o “Stand-ups”)

Una colaboración cercana es esencial para los equipos Agile, lo que ha llevado a que se extienda el uso de las “stand-ups”.

Estas reuniones de pie de uno o dos minutos permiten mantener al equipo informado sobre el desarrollo y los impedimentos en el trabajo.

Al identificar errores recurrentes se puede replantear o modificar la estrategia en consecuencia.

Es más, un estudio de la Universidad de Washington ha demostrado que este tipo de reuniones pueden incrementar la productividad ya que hacen que los asistentes estén más implicados en ellas.

Si cuentas con un equipo en remoto, puedes emplear una rápida video llamada. Platagormas como Google Hangouts o Skype sirven de mucho para organizar este tipo de reuniones.

Utiliza tablas de tareas

Gestionar diversos proyectos al mismo tiempo puede suponer un reto. 

Mantener a todo el mundo en la misma página y al tanto del progreso y las prioridades del trabajo requiere de un elevado nivel de visibilidad.

Una manera sencilla de hacer este seguimiento es mediante una tabla de tareas (o una tabla Scrum). Solo necesitas un tablero en blanco y varios post-its para seguir el estado de las tareas, o puedes realizarlo de manera más avanzada con una solución de gestión de proyectos con un tablero Kanban.

  • Pendientes: Tareas que el equipo debe completar pero que aún no se han comenzado.
  • En Progreso: Tareas en las que se está trabajando.
  • En espera: Tareas en las que se está esperando a que otra persona actúe, ya sea porque debe aportar algo o porque debe aprobar el trabajo.
  • Completadas: Tareas finalizadas.

Al utilizar diferentes colores para cada miembro del equipo y ordenar las tareas según su prioridad puedes mantenerte al día del estado de tus proyectos y de la carga de trabajo del equipo.

Como buena práctica, no deberían incluirse más de 3-5 tareas semanales por persona “En Progreso”, para poder centrarse en cada tarea de manera correcta.

Adopta la perspectiva del destinatario para definir y priorizar tareas

En el marketing Agile, la orientación al cliente es clave para el desarrollo de cualquier proyecto, caracterizándose por contar con procesos flexibles que admiten modificaciones. 

Para empezar con buen pie, define las descripciones de tareas o proyectos de manera simple y breve y, lo que es más importante, desde el punto de vista del destinatario. 

Estas descripciones suelen seguir esta estructura:

Como un <tipo de usuario>, quiero cumplir este <objetivo> por <esta razón>.

Proporcionar el contexto de la tarea de manera enfocada permite desarrollar una mejor solución o estrategia.

Además, también permite priorizar las tareas al destacar el beneficio que se obtiene de cada una de ellas.

Es más, el 80% de los equipos de marketing Agile afirman que han mejorado su capacidad de priorizar.

Como ejemplo, en el caso de una agencia de marketing, una descripción podría ser: “Como responsable de marketing de contenidos, quiero un diseño de blog atractivo que promueva las pruebas de nuestro software para cumplir nuestros objetivos de generación de leads de este trimestre.”

Simplifica al máximo

Antes de dejarte llevar por la emoción de lanzar una campaña complicada a gran escala, detente, resiste la tentación, y pregunta a tus clientes lo que quieren. 

Una idea elaborada puede simplificarse y presentarse como una solución sencilla al problema o a la necesidad planteada.

La orientación de Agile a los resultados hace que se priorice calidad frente a cantidad, buscando proporcionar una solución sencilla que cumpla los resultados esperados de manera eficiente. 

De hecho, uno de los beneficios relacionados con la adopción de estas metodologías se relaciona con un incremento de la calidad.

Mira atrás antes de avanzar

Se dice que la experiencia hace al maestro. Sin embargo, para aprender de ella es necesario reflexionar acerca de lo que ha funcionado y lo que no.

Es decir, al finalizar un proyecto o campaña pregúntate a ti mismo, ¿qué hemos hecho bien? ¿qué podríamos haber hecho mejor? ¿cómo podemos mejorar nuestros procesos la próxima vez? 

Una mirada crítica a tus proyectos puede ayudarte a optimizar tus procesos y resultados.

Escrito por:

Agnès Martí Voltas: Consultora de productividad y gestión del trabajo en Wrike, la plataforma empresarial de gestión de proyectos online. Martí Voltas ha adquirido un conocimiento detallado del entorno laboral moderno en su experiencia profesional en la plataforma LinkedIn, y es una mentora y asesora certificada.

Leave a Comment